Nos encanta ser
tus administradores
934 301 253

Gestión de patrimonios inmobiliarios

No es suficiente con creer en los valores inmobiliarios. Cada día es más importante encontrar el modo de optimizar la inversión de cada metro cuadrado, de hacer crecer su rentabilidad. Porque las circunstancias cambian tan rápido como las portadas de los periódicos. Pero a nosotros nos gusta pensar que en cada imprevisto se esconde una nueva oportunidad para mejorar las cosas.

Comunidades de propietarios

Hay quien cree que administrar una comunidad de vecinos es organizar un par de reuniones al año. Pero nuestro trabajo en realidad es gestionar de manera eficiente, todo aquello que pasa entre reunión y reunión en la finca. Entre otras cosas, para garantizar que las propias reuniones salgan bien y no se alarguen demasiado. Ésa es la mejor prueba de que hacemos bien nuestro trabajo.

Comercialización de activos inmobiliarios

¿Qué es mejor, vender o alquilar? ¿Sale & lease-back o permuta? Sinceramente, nosotros creemos que lo mejor es que hablemos y nos expliquéis vuestro caso. Os ayudaremos a encontrar la mejor solución. Que invariablemente ha de buscar siempre el mismo objetivo: vuestra total tranquilidad.

Consultoría

En Fincas Sancho Gil, hace ya 50 años que trabajamos para vosotros. Y es precisamente la experiencia como agentes de la propiedad, la que nos permite asesoraros de manera personalizada cada vez que nos hagáis una consulta, nos encarguéis un estudio de mercado, un análisis de viabilidad o, sencillamente, nos pidáis una opinión sobre el precio de un inmueble.

Servicio técnico

En Fincas Sancho Gil no nos conformamos con llamar a los industriales de turno cuando hay un problema. Nos tomamos muy en serio la prevención de incidencias. Y es que, como siempre se ha dicho (aunque a veces no se hace) es mejor prevenir. En este sentido, nuestro departamento técnico, se encarga de garantizar los procesos de prevención y de gestionar tareas como el control de obras o la supervisión de revisiones que resultan incluso más exigentes que las obligatorias, como por ejemplo la ITE.